Ernesto Montesinos

Ernesto Montesinos Blanco (1958-2008).
Procedencia: Madrid.
Grupos: Zoquillos.

De los pasajes de Delicias al escenario de El Sol, de los paisajes ferroviarios al horizonte de La Venencia, su figura de sólida estampa estuvo activa y presente en cada esquina y rincón de las calles, antros y garitos madrileños.

De honda raigambre aragonesa, en sus veranos en Calatorao, pueblo famoso por su piedra, aprendió a amar el papel impreso en todas sus formas. Quiso ser Eddy Merckx y el De Niro de “Malas Calles”, y habría querido conocer a Arkadin. De estirpe dylaniana, encontró solaz en Mink y Link, en Silvio y Keith, Gaye y Green, en Bruce y Vartan.

Con su grupo los Zoquillos hermanó a Celentano con los Ramones.

Las advertencias de William S. Burroughs, los rayos gamma y las ondas gabba, la pedorreta de la Mona Lisa duchampiana, la letra pequeña de la prensa consuetudinaria, nada escapaba al escrutinio de este correoso sparring intelectual, al verbo tronchante de este corresponsal independiente, que reconocía el magisterio de Ángel Alvarez y Luis Carandell y despachaba sus crónicas de la conspiración desde el mismísimo frente.

Coleccionista de inaudito criterio, experto geólogo del rock and roll, maestro de masa harinosa, artista visual secreto e insólito, era una autoridad reconocida en Lee Harvey Oswald, en barra aragonesa, en devo-lution y caos. Afortunadamente único, es inútil buscarle antecedentes, ni siquiera penales.

Walker, Esfinge, Zoquillo, Estufacto..... A través de sus alias, Ernesto Montesinos Blanco siempre mantuvo su doble media sonrisa: la mitad helada por su lucidez ante la injusticia, la mitad radiante de quien disfruta de la vida inteligente. Generó amor, amistad y respeto. Se ha ido, de fiesta y entre amigos, bajo el alto cielo del Retiro. Su recuerdo será transmitido.

LA FAMILIA, 19/2/2008

Desde su propio blog:
http://www.estufacto.blogspot.com/